Humedad y dinero público

Son millones de euros los que ciertas empresas «antihumedad» se han llevado y se siguen llevando a día de hoy en España; cantidad superior a muchos casos de corrupción, caso único en el mundo. Algunas de estas empresas se han trasladado a España desde otros países, en los cuales ni se atreven ni les dejan tocar el dinero público. Lo hacen vendiéndonos tratamientos, algunos de ellos irreversibles y dañinos, no certificados por ningún organismo serio independiente, aplicados a edificios públicos y lo que que es peor, a edificios del Patrimonio Histórico. Deberían ser nuestras Autoridades las encargadas de parar esto, como sucede en otros países en el que nombran un experto y destapan estos engaños, razón por lo que estas empresas no se atreven a engañar a las diferentes Administraciones de dichos países, en España se sienten impunes debido a la pasividad existente, por eso se han trasladado hasta aquí. De hecho, en algunos casos de engaños, por ejemplo como sucede con algún Ayuntamiento, cuando se dan cuenta de que lo que han pagado no sirve para nada, dichas actuaciones desaparecen del famoso portal de transparencia, en vez de intentar recuperar dicho dinero público. Esto también sucede cuando les aviso de que los han engañado o publico el engaño, algunos lo eliminan de su portal de transparencia o eliminan los post de sus páginas en redes sociales.

https://www.facebook.com/pg/humedadproblemasytal/photos/?tab=album&album_id=2240082339557939

Sí, lo peor es lo que está sucediendo en el Patrimonio Histórico. Cualquiera que haya pisado obra sabe que aplicar cualquier hidrófugo en los bajos de un muro o una pared cuando el agua viene del terreno hará que dicho agua suba aún más arriba. Un ejemplo son el engaño de las barreras químicas, que hasta que el agua consigue descomponerlas del todo hacen que el agua suba aún más por las fallas debido a la presión, alcanzando alturas superiores a las que alcanzaba antes de aplicar el engaño, afectando aún más a los muros, y alcanzando en su caso a frescos y demás que antes no alcanzaba. Además de incumplir normativas en materia de restauración. Por otro lado la electroósmosis inalámbrica no parece tan dañina en origen, pero si tenemos en cuenta que toda la intervención se hipoteca al éxito de la ‘caja mágica’, o sea, el coste de la restauración fiándose de que el engaño va a funcionar, el devoro de dinero público es el mismo. En el siguiente enlace podrás comprobar de lo que estamos hablando.

https://www.facebook.com/pg/humedadproblemasytal/photos/?tab=album&album_id=2240026349563538

Además, la electroósmosis inalámbrica tiene su publicidad prohibida por Tribunales de otros países, aquí se compran con dinero público.

Más en:

Facebook